Desde nuestra fundación en el año 2006 hemos realizado regularmente campañas de castración. Estas han sido organizadas por AHE. Todas las castraciones han sido realizadas por veterinarios alemanes experimentados quienes, durante sus vacaciones y sin remuneración alguna, llevan a cabo esta importante labor de protección animal. Todos los veterinarios están en activo en Alemania.

Cuando castramos en España, significa gastar mucho dinero porque utilizamos material de muy buena calidad y medicación (entre otros Convenia, un antibiótico de efecto retardado). Además, al menos 6 personas (entre veterinarios y ayudantes) están sacrificando una semana de sus vacaciones para cada campaña, hay gastos para sufragar el vuelo y alquiler de coches. Todo ello supone un esfuerzo considerable de tiempo y dinero.

Las castraciones de gatos – por razones de higiene - se llevaron a cabo en el exterior, dado que la posibilidad de una infección no es tan grande en comparación con las instalaciones, a menudo imperfectas, que se nos podían ofrecer.

Nosotros trabajamos cuidadosamente dado que ayudamos a animales en situación de necesidad (gatos salvajes, tanto callejeros como de refugios) sin herirlos. Los gatos callejeros castrados en estas campañas no se dan en adopción ya que son demasiado tímidos. Estos gatos son supervisados y alimentados por personas locales en los lugares donde viven, lugares donde habitualmente son alimentados. Gracias a estas castraciones las colonias se mantienen controladas.

Nuestros veterinarios llevan practicando su profesión desde muchos años y con un gran sentido de la responsabilidad. Algunos veterinarios trabajan con guantes, otros sin ellos, pero con las manos desinfectadas. Depende del veterinario que opere, pero siempre de forma segura para los animales. Por supuesto nuestro instrumental quirúrgico es estéril.

Las gatas son deliberadamente operadas sobre dispositivos inclinados (en los quirófanos las mesas tienen un sistema de balancín), porque desde esta posición es más fácil acceder a las trompas de Falopio resultando en un tiempo de operación más corto y necesitando una anestesia más suave. Durante años esta modalidad quirúrgica ha sido habitual en la UE y está científicamente reconocida.

Nuestros veterinarios realizan sutura intradérmica por lo que los animales no tienen ningún punto externo. Las incisiones son habitualmente de sólo 1 centímetro.

Estamos especialmente orgullos del hecho de que los gatos que hemos operado se recuperan rápidamente y se sienten bien. Esto es lo que nos trasmiten los cuidadores de las colonias y los voluntarios de los refugios en los que hemos ayudado.

Debemos señalar que no hemos perdido ni uno solo de los animales que hemos anestesiado u operado a lo largo de todo este tiempo (desde 2006, más de 10 años). Estamos también orgullosos de esto. En total hemos esterilizado más de 1000 animales, lo cual ha evitado generaciones de gatos y bebés no deseados, previniendo sufrimiento y propagación de enfermedades.

Los dientes son revisados, se limpian los oídos y se cortan las uñas siempre que sea necesario. También los animales son desparasitados.

Es denigrante tener que justificar este trabajo tan bueno y valioso que hemos llevado a cabo durante más de una década. Nuestros colaboradores españoles han aceptado la ayuda una y otra vez, y se han mostrado contentos de ayudar con la organización y la logística.

Podríamos entender la crítica si en dichas campañas hubiera muerto algún animal. Esto no ha ocurrido ni en un solo caso.

Este trabajo, el cual es extremadamente importante para la protección animal y esencial desde nuestro punto de vista, podría ser realizado “gratis” por mejores personas en el propio lugar. Nos complace que el concepto español de protección animal haya crecido tanto como para que nuestro trabajo sea llevado a cabo, financiado y realizado por profesionales locales. Nosotros tenemos también la posibilidad de ayudar en nuestro país y no tendríamos que viajar a España si cada uno simplemente se ayudara así mismo.

Sin embargo, en la práctica esto no es así. Un ejemplo:
En Tabarca estuvimos organizando un plan de castración para aproximadamente entre 100 y 150 gatos callejeros en colaboración con el ayuntamiento. Cuando regresamos para planear y organizar dicha campaña, había sólo unos pocos de los 150 gatos existentes. Quizás unos 10. Las personas de la zona nos dijeron que unos días antes los animales habían sido supuestamente capturados, embarcados y transportados a un albergue. En ninguno de los albergues de los alrededores supieron nada de estos. Los animales obviamente se perdieron por el camino. Sólo algunos quedaron. Una temporada más tarde entre 150 y 200 gatos volvían a estar otra vez en la isla.

Entonces, una pérdida de posibilidades, un sinsentido cruel.

Resumen de los hechos para financiar las actividades:

Nuestros veterinarios trabajan sin paga!

Los vuelos están reservados con meses de antelación con líneas aéreas de bajo costo a condiciones favorables.

El coche de alquiler necesario es adquirido también a tasas más baratas (fuera de temporada).

El alojamiento es proporcionado de forma gratuita por amantes de los animales.

Los medicamentos necesarios y el material quirúrgico son financiados por donaciones y cuotas de afiliación.